Más allá del vestir: Historia detrás de una prenda.

En cada interpretación, se refleja el colorido y autenticidad del pueblo wixárika, mismos que están presentes no sólo en la belleza de sus artesanías, sino en su vida cotidiana.

Su vestimenta, expresa la transmisión de sus pensamientos y su sentir mediante el uso de símbolos. Destacan por el colorido de sus prendas, sin embargo, lo más significativo es que bordan la historia de su pueblo utilizando la técnica del punto de cruz, plasmando objetos sagrados como el peyote, venado, sol, águila o maíz.  

Cabe mencionar, que los accesorios que complementan la indumentaria también van acompañados de elementos que caracterizan la identidad de esta etnia, como el uso de la chaquira, que sin lugar a duda es la principal técnica artesanal con la que identifica a la cultura wixárika. 

De esta manera, cada diseño es confeccionado a mano muchas veces sin usar un patrón, en donde se describe la visión de un mundo mágico, en el cual, el hombre tiende a usar la ropa más adornada que las mismas mujeres.

La vestimenta de los hombres destaca por el uso del “rupurero” o sombrero de palma decorado con cuentas, bolas de estambre, flores y plumas, combinado con una “tuwaxa” o pañuelo atado al cuello que cae sobre la espada, un pequeño bolso bordado o “huaikuri”, y como calzado, utiliza los huaraches.

Por su parte, la mujer se viste de forma muy sencilla, con una blusa corta hasta la cintura llamada “kutuni”, una falda de pretina o “íwi”, que lleva a en su borde inferior una franja bordada, cubriendo su cabeza con un “xikuri” blanco, asimismo, emplea accesorios como los collares de chaquira.

En cada prenda, la expresión e individualismo de la cultura huichol es plasmada para destacar, como en el caso de nuestros diseños cuyas interpretaciones se inspiran en la cosmogonía wixárika.